EN LA CARA DE LOS TRABAJADORES ESTATALES

Mientras avanza con los despidos y la persecución ideológica en el Estado, el gobierno de Macri nombra a sus partidarios en la planta permanente sin realizar concursos.

Mediante el decreto 248/15, el presidente Mauricio Macri designó en “la Planta Permanente de la SECRETARÍA LEGAL Y TÉCNICA de la PRESIDENCIA DE LA NACIÓN”, a Juan Cruz Arce, Eduardo Fderico Landera, Jorge Nicolás Feijoo, Darío Gimenez, Rodrigo Infante Marmol, Claudia Lorena Jara, Gerardo Osterrieth, Hernán Piscicelli, Pilar Prat, Ricardo Sarinelli, German Vigne, María Guadalupe Triviño Vazquez y Santiago Alberch.

De acuerdo al texto del decreto, se autoriza el “pago de la Función Ejecutiva que en cada caso se indica del CONVENIO COLECTIVO DE TRABAJO SECTORIAL DEL PERSONAL DEL SISTEMA NACIONAL DE EMPLEO PÚBLICO (SINEP), homologado por el Decreto N° 2098/08, y sus modificatorios, con carácter de excepción a lo establecido por el artículo 14 del referido Convenio, cuando correspondiere, y a lo dispuesto por el artículo 7° de la Ley N° 27.008”.

Resulta interesante la excepción mencionada, por cuanto el artículo 14 del Convenio SINEP establece, justamente, “los requisitos mínimos para el acceso a cada nivel escalafonario”. Todos los nombrados recibieron un Nivel B, por lo que se deduce que no cumplen con algunos de los correspondientes requisitos. Esos requisitos son, entre otros, tener un “Título universitario de grado correspondiente a una carrera de duración no inferior a cuatro años y a la función o puesto a desarrollar”, contar con “experiencia laboral en la especialidad atinente a dicha función” de al menos tres años, contar con especialización para el puesto “acreditable mediante estudios o cursos en entidades de reconocido prestigio y solvencia académica y/o profesional y/o mediante publicaciones o investigaciones avaladas por ese tipo de entidades”.

Vale indicar que en los considerandos del decreto se sostiene que “en el ámbito de la SECRETARÍA LEGAL Y TÉCNICA de la PRESIDENCIA DE LA NACIÓN se encuentran vacantes diversos cargos de planta permanente, resultando necesario proceder a su inmediata cobertura en virtud de la particular naturaleza de las tareas asignadas a la citada Secretaría”.

O sea, en criollo y pasando en limpio, en lugar de hacer concursos, Macri nombra por decreto cargos en planta permanente, a personas que no cumplen con los requisitos establecidos por la ley. Con todo descaro, el ministro Prat Gay asegura ante los medios M que “vamos a contratar a través de concursos a las mejores personas para cada puesto de manera tal que se vuelva a revitalizar en la Argentina el servicio público”. Los hechos lo desmienten alevosamente.

¿Sorpresa? Después de un mes de macrismo en la Nación, no debería de haberlas. El Gobierno despide trabajadores estatales en un claro acto de persecusión ideológica y disciplinamiento: echar a los que están encuadrados en el kirchnerismo y la oposición sindical, meter miedo con la desocupación para poder ajustar salarios, etc. Ya no le interesa sostener el verso estigmatizante de “los ñoquis” y los “puestos políticos”, aunque más de un cándido votante del PRO todavía insiste en cree en esos cuentos de hadas.

¿Seguirá creyendo el votante de a pie el discurso de Cambiemos? ¿Seguirá teniendo fe en propuestas como la jerarquización del empleo público? Habrá que ver, la realidad los cachetea una vez más con nombramientos a dedo para los amigos, aunque no cumplan los requisitos para realizar un trabajo y cobrar un sueldo pagado por todas y todos. Eso es PRO.

PD: Cabe aclarar que con el Decreto 250/15 también se realizó otra oleada de nombramientos a cargos permanentes con las mismas características de “excepción”, eufemismo para joderse en la ley.

One thought on “EN LA CARA DE LOS TRABAJADORES ESTATALES

  1. Ahora te preocupa la persecución ideológica y la contratación de amigos. No se hagan los distraídos, que en los últimos 12 años pasó esto y muchas otras cosas peores. Si no votabamos al PRO, ¿A quién votabamos? Si los K también hiciceron esto y cosas peores.

Deja un comentario