LEANDRO SANTORO: “ES UN GOBIERNO MUY POBRE HECHO POR RICOS”

Distendido, hábil de palabra, dispone la cita para la entrevista en una esquina del Parque Rivadavia, en la confitería Plaza del barrio de Caballito, bastión histórico del radicalismo porteño. Ante la observación de que se lo ve seguido sentado en el lugar leyendo y estudiando, responde inmediatamente: “Tengo en mi bolso el Le Monde de este mes, el del mes pasado, subrayo los diarios todos los días, escribo y trato de leer todos los días teoría política por lo menos un rato. Alfonsín nos recomendaba que leyéramos dos horas por día, debemos tener mejor ritmo de lectura para ser mejores militantes”. Así se presenta Leandro Santoro, dirigente de la agrupación “Los irrompibles” que se sumó al kirchnerismo luego de romper con una UCR diluida en el PRO.

Habla de la formación militante, reconoce a Alfonsín como el último referente ideológico del radicalismo, traza una línea de continuidad entre el ex presidente y Leopoldo Moreau. Analiza el cuadro internacional, cita a García Linera y caracteriza a Latinoamérica como “la cuna del realismo mágico”, “puede pasar cualquier cosa” sentencia. Sin embargo, se empeña por empapar cada análisis de racionalidad y exactitud. De esa forma llega a la actualidad nacional donde no duda en construir conceptos interesantes y elaborados para entender lo que pasa en la Argentina postkirchnerista.

E: ¿Cómo caracterizás al gobierno de Macri?

LS: Es un gobierno muy pobre hecho por ricos. No creo que tengan una definición estratégica de dónde quieren llevar la economía, tampoco creo que tengan una gran concepción de cómo construir poder político, me parece que son bastantes torpes en la gestión política del gobierno. Creo que tiene algunos buenos asesores en comunicación política, creo que lo mejor que hacen es comunicar. Lo que pasa es que gobiernan en una dirección indefendible. En una sociedad como la nuestra que tiene vocación igualitaria, tradición de movilidad social ascendente, alto nivel de sindicalización, tradición de generar empleo, lograron generar un proceso redistributivo de la riqueza en el sentido inverso, sin conflicto social todavía y eso creo que se debe básicamente a que lograron instalar la idea de que hay una pesada herencia recibida y ellos están sincerando y normalizando la economía. Eso es una operación discursiva y de comunicación. Entonces me parece que en eso sí son buenos, porque está tercerizado, porque eso sí lo puede hacer el mercado. Vos le podés dar a una agencia de publicidad o a un especialista en marketing que te diga cómo moverte frente a determinada coyuntura, pero lo que no podés hacer es ir a buscar al mercado cuadros políticos que hagan que tu gestión económica sea políticamente viable o cuadros políticos que puedan llevar adelante un programa económico desde una perspectiva de economía política que garantice un nivel de desarrollo con inclusión.

 

E: ¿Cómo ves los tiempos que maneja el Gobierno para desarrollar su plan político?

LS: Yo creo que el tiempo lo define el círculo rojo. La pregunta es cuándo el círculo rojo la suelta la mano. A mí me parece que hay dos niveles: está el nivel de las tensiones sociales que se crean como consecuencia de un proyecto de transferencia de ingresos y ajuste estructural, que es lo que estamos viendo: ajuste estructural a los sectores populares, transferencia de ingresos hacia los sectores concentrados. Eso genera tensiones sociales. Pero después tenés como consecuencia de la falta de gestión política, la desconfianza del círculo rojo. Para mí eso arrancó desde el primer momento. A todos les hizo ruido que no haya un ministro de economía, que haya un equipo económico y que haya un jefe de gabinete de las características de Marcos Peña. Yo creo que el poder económico esperaba un Ernesto Sanz al frente de la jefatura de gabinete, un cuadro político, y el tipo puso a un politólogo cuyo principal expertise es la comunicación, pero que no tiene relación ni con los sindicatos, ni con la iglesia, en todo caso están empezando a construirla ahora, con los gobernadores. Y por eso son los procesos de marchas y de contramarchas, me parece que la gestión política del gobierno está en manos de tipos que están muy verdes. Entonces creo que el círculo rojo, que además reclama que este gobierno sea mucho más neoliberal de lo que es, a su vez tiene desconfianza de este armado político, donde no les queda del todo claro cuál es la relación que tienen con los sindicatos, cuál es la relación que tienen con el peronismo, a qué sector en particular van a terminar de beneficiar. La vez pasada me decía Axel Kicillof que el círculo rojo es complejo porque si vos le das a gobernar al círculo rojo la Argentina, por ejemplo, en la política monetaria, vas a tener una dificultad. Si los juntás a todos en una reunión y les preguntás cuál debería ser el tipo de cambio, tendrías 5 propuestas distintas, por eso la importancia de la política, ¿no es cierto? Yo creo que ahí lo que hay que analizar, me parece a mí, más que las tensiones sociales, es la relación de Macri con el poder real de la Argentina, que no lo veo bien porque creo que lo ven improvisado y vago. Inepto, digamos, no para llevar adelante las reformas estructurales que ellos reclaman, sino para garantizar la paz social y el equilibrio político porque tendría que laburar mucho más de lo que labura. No alcanza con juntar a los gobernadores y decirles que les vas a devolver el 15% de la coparticipación. Ahí tenés que hacer política en un montón de niveles en donde ellos están ausentes.

 

E: ¿Macri puede convertir al PRO en una alternativa estructural del régimen y forzar una alternancia entre peronismo y macrismo?

LS: No. Porque el bipartidismo, como lo conocemos, no existe más. Ahora es bifrentismo. Me parece que Macri es la expresión de una suerte de estética, más que de una concepción política o ideológica de ese sector social y político. Entonces, creo que a Macri le importa tres carajos la política. No le interesa. No sé qué es lo que lo moviliza. No sé si es mostrarle a su papá que es mejor que él, no sé si es cierta condición altruista que supone que tiene que tener… de lo que estoy seguro es de que no tiene vocación política. Tal vez tenga vocación de poder pero no es lo mismo que tener vocación política. Para fundar un espacio político, una identidad política que sea un polo de atracción para redefinir un nuevo escenario, tenés que tener además de vocación de poder, vocación política, y eso es vocación de sacrificio. Creo que alrededor de él se nuclean algunos personajes que tienen esa vocación, pero uno de los problemas es que no tiene el tipo de liderazgo que ese sector social está demandando. Si vos le preguntas a Techint, a los Grobocopatel o a los bancos cuál es la opinión que tienen de Macri, lo ven como un tipo mediocre. Entonces, para fundar un espacio político que construya una coalición social, una alianza de clases, que exprese un polo de poder alternativo a lo que serían los partidos de origen nacional y popular, necesitan un tipo con las características de Julio Roca, Macri no lo es.

 

E: En función de eso, ¿Cómo te imaginás las elecciones del año que viene?

LS: Yo creo que la madre de las batallas es la provincia de Buenos Aires. La elección del año que viene en la Provincia tiene el mismo significado que tuvo la elección de 2005, donde Duhalde la jugó a Chiche y Néstor la jugó a Cristina. O sea, es como en el TEG de la política: el que gana la provincia de Buenos Aires. se perfila para ser presidente de 2019 y el que queda descalificado va a tener dificultades para seguir teniendo gravitación en la discusión política argentina. Hasta ahora vos tenés una elección de tercios, tenés el gobierno por un lado, el Frente para la Victoria por otro, y al massismo por otro. Sin embargo, la elección en la provincia de Buenos Aires es una elección de podio, o sea, hay uno que se va a llevar dos senadores, uno que se va a llevar uno y el tercero que va a quedar descalificado, con lo cual eso se ordena o antes o en la elección, pero lo que es seguro es que después de la elección de 2017, la política se va a tender a polarizar.

Creo que las variables que hay que tener presentes son: en primer lugar cómo evoluciona la macroeconomía y cuál es el impacto sobre las condiciones sociales, fundamentalmente del Conurbano. En segundo lugar, creo que hay que ver cómo evoluciona la interna del peronismo. Y en tercer lugar, también creo que hay un rol que juega el poder real, los Estados Unidos, los grupos económicos, los organismos multilaterales de crédito para ver si consiguen asistir financiera y económicamente al Gobierno, a los efectos de que pueda salir rápidamente de la recesión. O sea, hay que ver qué voluntad política tiene que intervenir en la política doméstica, esto es lo que digo. Está claro que los tipos no van a lograr en el 2do semestre reactivar la economía y generar empleo, consumo y bienestar. La pregunta es ¿qué hace la derecha? ¿Qué hace el poder real, qué hace el establishment mundial? ¿Interviene, no interviene, lo ayuda, no lo ayuda? Todo esto pensando en la posibilidad de que el gobierno tenga condiciones políticas para armar por lo menos una primera minoría que le permita ganar la elección. Depende de la economía, depende de la política y depende de lo que ocurra con el kirchnerismo.

 

E: ¿Cómo te parece que el gobierno está manejando la economía hasta el momento?

LS: El gobierno apuesta de lleno al blanqueo y la capacidad de endeudamiento externo para ver si pueden generar algo a través de la obra pública o algún mecanismo de redistribución y derrame del ingreso. Ellos esperaban 3 cosas: equilibrio fiscal, lluvia de inversiones, y boom de exportaciones. No pasó ninguna de las tres. Se deterioraron las cuentas públicas, las inversiones no solamente no están llegando, sino que además hay proyección de decrecimiento del PBI de dos puntos para este año, y muchas dudas sobre lo que va a pasar el año que viene. De las exportaciones olvidate porque todo el continente está para atrás, Brasil está para atrás, desaceleración, caída de los commodities, o sea, tienen serios problemas. ¿Cómo suponíamos que iba a resolver este cuello de botella? Con endeudamiento externo. De hecho, en el primer semestre se tomaron 34 mil millones de dólares de deuda externa y como venimos de un proceso de desendeudamiento todavía tiene un colchón para endeudarse por otros 34 mil millones más. Hay que ver si lo hacen, si no lo hacen, porque también es cierto que ellos se endeudaron para pagarle a los fondos buitre con la tesis de que eso iba a permitir que baje el riesgo país, entonces iba a bajar la tasa de interés y eso no pasó significativamente. Entonces salir a tomar deuda a una tasa del 8% es demostrar, inclusive al propio círculo rojo, cierta ineptitud de manejo político de la economía, porque ¿para qué te endeudaste en 16.500 millones si no hay ningún beneficio? Creo que están buscando reemplazar eso con el blanqueo. Ver si consiguen, a partir del blanqueo, los dólares necesarios. La pregunta que nosotros tenemos que hacernos es, bueno, suponete que a través del blanqueo o a través de la colocación de deuda se consigan los dólares, ¿Cómo hacen para transformar esos dólares en obra pública? De la única manera que consiguen margen de gobernabilidad es atacando al gobierno anterior. Es justificando, digamos, todas las dificultades que tienen como consecuencia de la corrupción. Entonces buscan presos, buscan perseguir a uno, a otro, no importa si tenemos que traer a los hermanos Lanata y decirles que declaren tal cosa, si le tenemos que decir a Pérez Corradi que declare tal otra, lo que importa es generar la sensación de que en la Argentina, todos los problemas actuales no son consecuencia de un cambio de rumbo de modelo, sino fundamentalmente de una herencia recibida que se justifica en un proceso de vaciamiento corrupto de la Argentina. Ésta es la única operación que ellos tienen hasta ahora montada de gobernabilidad. Porque para la otra ya se demoraron un tiempo enorme en traer esos dólares primero. No sé cuánto más se demorarán en transformar los dólares en votos, que es en definitiva lo que tienen que hacer. Porque son muchos procesos, no? Suponiendo que lo van a hacer por la obra pública es abrir licitaciones, después de las licitaciones adjudicarlas, que las empresas contraten personal, que ese personal cobre el primer sueldo, que ese sueldo haga generar la rueda de la economía, de las economías regionales, o en las provincias, y que eso después se traduzca en bienestar y que entonces la gente tenga la sensación de que estamos mejor y entonces los vote.

 

IMG_9105

Deja un comentario