La información escondida

*Por Marcelo Bilezker

 

En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídos y utilizados por las elites dominantes.
Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente.
El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo.
Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.
Noam Chomsky

 

Las estrategias de los medios hegemónicos para manipular la información y a través de ella, la opinión pública, son variadas y comprenden un amplio abanico de opciones, desde las más burdas a las más sutiles. Las burdas son fácilmente identificables: consisten en mentiras cuya falsedad queda expuesta por la realidad, a veces en forma inmediata, otras veces después de un tiempo. Pero a pesar de que un gran porcentaje de esas mentiras son negadas por la realidad misma en forma contundente, el poder de repetición y la ocupación del 80% del espacio gráfico y audiovisual de los medios corporativos logran que se instalen como una verdad indiscutible.

 
Le sumamos a ello que la información sobre las desmentidas circula por espacios muy reducidos; que se demoniza y excluye del ámbito del respeto en los grandes medios a quiénes exponen las mentiras como tales; y que a mucha gente no le interesa saber si una información es verdadera o falsa siempre y cuando esa información profundice sus axiomas de pensamiento (ver nota sobre este tema en este link). Los que hemos descubierto este mundo de mentiras, engaños, deformaciones, ocultamientos y manipulaciones de la realidad, no dejamos de asombrarnos ante la facilidad con que muchos repiten sin filtro las falsas informaciones que día a día se transmiten por los medios concentrados. Pero además de esos engaños y mentiras burdas, existe también otro tipo de engaño, que intenta (con bastante éxito) instalar temas y sentidos comunes, a través no ya de mentiras burdas y obvias, sino de una manera más sutil y subliminal, es decir, sin que nos demos cuenta de que nos están induciendo a interpretar una noticia de determinada manera.

Veamos algunos ejemplos que aparecieron recientemente:

 
1. “Diálogo” por Malvinas (Clarin, 22.9.2016)
La información tiene que ver con la enorme metida de pata del presidente Macrial decir en su reciente visita a la ONU, que la primer ministra inglesa, había aceptado hablar sobre la soberanía de las islas Malvinas.

El titulo es “Londres se despega del diálogo…”
Lo que el medio intenta establecer, es que había un diálogo previo del cual Londres se “despegó”. Dicho con otras palabras, para que Londres se despegue de un diálogo, debería haber existir uno… cosa que evidentemente no era verdad. La verdad es que no había ningún diálogo entre Londres y Argentina.
Se intenta hacer creer al lector desprevenido, que hubo una marcha atrás de Londres. Es un intento bastante obvio de minimizar la responsabilidad del presidente al sugerir que Londres había aceptado negociar y luego se arrepintió.

tapa

2. ¿Boom de inversiones? (Publicado por LPO Mendoza )

boom

Se da por hecho de que hay un “boom de inversiones”… ¿Qué boom de inversiones? Un claro intento de transformar una pésima noticia (una empresa que desinvierte en el país), en una declaración de la existencia de un “boom de inversiones”. Se aprovecha el retiro de la empresa brasilera, para realizar una afirmación sin fundamento.

3. Durante una represión en Neuquén. (Publicado por La Nación, Setiembre/2016)

disparo

Se intenta minimizar la actitud de un policía al disparar su arma en una protesta de trabajadores. Dicho así, pareciera que no hubo ninguna intención de hacer daño por parte del policía, insinuando que se trató de un accidente. Muy diferente sería haber titulado: “Un policía le disparó a un trabajador en una protesta”

 

Por último…

Recordemos esta emblemática tapa del diario Clarín de junio de 2002 que bien podría ilustrar por sí misma las recurrentes estrategias de manipulación de la opinión pública que venimos analizando:

crisismiertepnre

Las crisis no matan, Clarín. Matan las personas.

Deja un comentario