ESTAMOS GANANDO

Por Marcelo Bilezker

 

En 1982, una plaza de Mayo enfervorizada vivaba al dictador Galtieri cuando éste decía: “Los vamos a correr de Malvinas”. Los medios hegemónicos, que ya lo eran entonces, apoyaban al gobierno titulando: “Estamos ganando”. Era sólo cuestión de aguantar, de apoyar y poner el hombro a una situación difícil. Y de destruir a los enemigos.

Hoy sabemos que el “Estamos ganando” no fue una equivocación, o un error: fue un engaño. Ellos sabían que no se estaba ganando. Igual lo decían. ¿Cuánto les iba a durar la mentira? Muy poco. Aun así, continuaron diciéndolo casi hasta el final. ¿Para qué? ¿Para ganar tiempo? Tal vez lo hacían porque no tenían ninguna verdad a su favor. Ni una. Era lo único que les quedaba: mentir.

Cuando la realidad se impuso y la guerra se perdió desastrosamente, muchos de los que les creyeron se sintieron estafados. Aún hoy se preguntan cómo fue posible creerles. Sin embargo, muchos también siguen hoy confiando en esos mismos medios.

 

¿Es verdad que la realidad siempre se impone?

La historia contada y enseñada está llena de mentiras que a fuerza de repetición y olvido se impusieron como verdades para una gran mayoría. Ejemplos abundan. Los optimistas podrán decir que la historia aún no terminó de contarse y que la verdad siempre triunfa. Los pesimistas, que hay mentiras que vienen desde el fondo de la historia de la humanidad que todavía se asumen como verdaderas. O que cuando se descubre finalmente la verdad, muchas veces es demasiado tarde y ya no importa: el objetivo de la mentira fue logrado.

Hoy escuchamos en los medios hegemónicos a funcionarios de este gobierno y a sus analistas principales afirmar que: “La inflación está bajando”, “La recesión terminó”, “Hay recuperación del empleo”, “Aparecen brotes verdes”… afirmaciones que suenan como ecos desesperados de aquel “Estamos ganando”, como un último recurso de un gobierno que nos hace dudar si a fuerza de mentir termina creyendo lo que dice, o lo hace a sabiendas de que son mentiras. Es más probable decir que lo hace porque no tiene ninguna verdad a su favor. Ni una. Es lo único que les queda: mentir.

El presidente Macri, tiene, según una encuesta publicada en Perfil hace unos  días, (http://www.perfil.com/politica/macri-alcanza-un-58-de-imagen-positiva-pero-la-vision-de-la-economia-es-negativa.phtml) una imagen positiva de 58%. ¿Cómo es posible? ¿O es también una mentira? Más allá de que sea o no verdad, hay mucha gente que aún apoya al presidente, creyendo que, si bien la situación es difícil, en definitiva: “Estamos ganando”. Es sólo cuestión de aguantar, de apoyar y poner el hombro a una situación difícil. Y de destruir a los enemigos.

Tal vez quienes creen que “Estamos ganando” necesitan que la verdad sea tan imposible de ocultar como cuando se pierde una guerra.  A ellos va dirigido esta nota para decirles ahora, no cuando se pierda todo, no cuando sea una obviedad, sino ahora mismo, ya mismo: “Les están mintiendo. No ‘Estamos ganando’. Estamos perdiendo.”

 

Malvinas

Deja un comentario