Los Simuladores regresaron a la televisión argentina

Por Fernando Petrazzini

 

Santos, Medina, Ravenna y Lampone. Cuatro apellidos indivisibles para la historia de la televisión argentina. Son los protagonistas de la serie que vino a sembrar en la sociedad argentina la esperanza de que alguien podía solucionar los problemas de la gente común en medio de la peor crisis económica, social e institucional del país. Tras dos temporadas de diversos e implacables operativos de simulacro el grupo se disolvió.

Los fanáticos esperan un nuevo operativo de simulacro de este grupo de justicia paralela ya sea con un especial, otra temporada o una película. Sin embargo el regreso sucedió este domingo frente a todo el país en la cobertura de las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias. Fue un regreso estelar que solo podía salir de la cabeza de Santos, un show televisivo a nivel nacional en el prime time para que todos los argentinos puedan ver este nuevo simulacro sin darse cuenta de él. Solo ellos podrían planificar tal puesta en escena electoral aunque seguramente los obligaron a actuar, es imposible que hayan decidido por propia voluntad manipular de tal forma al sistema democrático.

A las 21 horas se conocieron los primeros resultados oficiales de la Provincia de Buenos Aires que daban a Esteban Bullrich en primer lugar desatando los festejos en Costa Salguero. En menos de dos horas y media, todo Cambiemos salió a festejar ese 37/36% que aparecía en el zócalo de cada canal de televisión. Macri hablaba intentando dar una sensación de ganador pero sin decir en ningún momento que habían ganado la provincia. La mayoría de la gente se habrá ido a dormir o cambiado de canal a las 23:30 horas luego de que el presidente cerró los festejos manifestando frente a la prensa “que esto no fue un veranito de una elección, sino un compromiso firme de la mayoría de los argentinos con el cambio.” Así Los Simuladores lograron imponer el triunfo del oficialismo y la derrota de Cristina Fernández de Kirchner.

Concluida la transmisión de los festejos, seguramente Lampone y Betún empezaron a desarmar todo el operativo. Mágicamente la distancia de varios puntos que había revalidado el ajuste tarifario del gobierno se redujo en menos de dos horas a tan solo un punto. Esa increíble remontada electoral plantea dos opciones de lo que estaba sucediendo. Milagrosamente se empezaron a multiplicar los votos como si fueran panes y peces todos para un mismo candidato o se dejaron de cargar sesgadamente los votos que hasta el momento buscaban imponer mediáticamente la victoria de Cambiemos. Cada actualización marcaba como la brecha de reducía centésima a centésima hasta que cerca de las cuatro de la mañana la votación se ponía 34,15% contra 34,14% estirando los resultados que anuncian inevitablemente el triunfo de Cristina debido a la increíble tendencia. Curiosamente antes de quedar en segundo lugar y tras siete horas sin ampliar la diferencia, Bullrich volvió a sacar décimas de ventaja hasta que se decidió dejar de contar votos dando por finalizado el escrutinio provisorio.

Mauricio Macri le habrá reclamado a Mario Santos que evite que se desenmascare el simulacro que hicieron pero seguramente el líder de los simuladores le habrá pedido fuego.

Deja un comentario