ECOBICIS DE LA CIUDAD: ¿DEJARÁN DE SER GRATUITAS?

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires presentó un proyecto en la Legislatura Porteña para concesionar el sistema de alquiler de bicicletas gratuito de la Ciudad por 12 años lo que implica que una empresa privada podría empezar a cobrarle a los porteños y porteñas por un servicio que ya pagaron y que hoy disfrutan sin costo.

 

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires presentó un proyecto en el que propone concesionar el sistema de ecobicis porteño por 12 años, relegando su administración a manos privadas. La decisión generó polémica porque el proyecto permite a la empresa cobrar a los usuarios por el servicio.

Es que si bien el cobro del servicio está habilitado en el texto normativo actualmente, éste se encuentra subsidiado por el Gobierno de la Ciudad. El nuevo proyecto no contempla la gratuidad del servicio por lo que la empresa que se haga con la licitación se encuentra habilitada a comenzar a cobrarlo. En este sentido, tanto el texto normativo vigente como el nuevo proyecto indican que “los recursos para afrontar los gastos que demanda el Sistema de Transporte Público en Bicicleta pueden provenir de los generados por el propio sistema”.

Desde la oposición, se quejaron al respecto: “Hace tiempo que venimos denunciando que las concesiones que realiza el Gobierno de la Ciudad perjudican sistemáticamente a los porteños en favor de las empresas concesionarias. Si la concesión del sistema de ecobicis sigue el modus operandi que hoy tiene el Ejecutivo porteño para otorgar concesiones, las empresas podrían cobrar por el servicio a cambio de hacerse cargo de los gastos de mantenimiento y el Gobierno de la Ciudad no tendría facultad para regular ese valor, como sucede actualmente con las concesiones de las playas de estacionamiento.“, expresó la legisladora Andrea Conde.

Si bien las fuentes consultadas del Gobierno de la Ciudad aseguran que el servicio va a seguir siendo gratuito y que la empresa podrá generar recursos con venta de publicidad, el texto de la normativa no confirma esas declaraciones ya que el cobro a usuarios está expresamente permitido.

En las redes, las principales quejas se deben a que las 200 estaciones y las casi 2500 bicicletas ya fueron pagadas por los porteños a través de la inversión del Gobierno de la Ciudad, por lo que, con la excusa de aumentar la cantidad de bicicletas y de estaciones, la concesión podría implicar que haya que pagar nuevamente por algo que ya se pagó y que hoy se disfruta gratis.

El proyecto preocupa porque genera muchos interrogantes y porque ya sabemos lo mal que el Gobierno Porteño maneja las concesiones en la Ciudad. ¿Cuál sería el interés de una empresa privada en hacerse cargo de un servicio que no puede cobrar?”, se preguntó la diputada. “Este proyecto parece destinado una vez más a darle un negocio redondo a empresas amigas perjudicando el patrimonio de todos los porteños y porteñas“, analizó Conde.

Por lo pronto, habrá que esperar ver cómo avanza este proyecto. El PRO buscará aprobarlo con 31 votos al considerar el sistema como un servicio, mientras que desde la oposición aclaran que debería requerir doble lectura como toda concesión, permiso de uso o constitución de cualquier derecho sobre el dominio público de la Ciudad.

Deja un comentario