DIANA SACAYÁN: LA HISTORIA DE UN JUICIO HISTÓRICO

Por Lía Ghara

 

El 13 de octubre, día en que hallaron asesinada a Amancay Diana Sacayán en su departamento en Flores, se abrió un abismo de sin sentido y la realidad nos empujó a su borde: Las cosas como son vs lo que tiene que ser. Lohana Berkins lo resolvió sin siquiera pestañear y nadie se atrevió a dudar: “Acá va a haber un juicio por el asesinato de una trava, y van a juzgar y encarcelar a los culpables”. Furia trava le dicen a aquella que subvierte y atraviesa el sobrevalorado orden para eliminar los tumores de la sociedad

Fue un travesticidio. A Diana la asesinó David Marino, de 25 años en la madrugada del 11 de Octubre de 2015 ejerciendo una violencia desmedida sobre su cuerpo. La saña de sus ataques (27 heridas presentaba el cuerpo según el forense Roberto Cohen) es lo que caratula el caso: un crimen de odio. Sin otro móvil, sin otra justificación que ser. Ser travesti. Hay dos querellas en el caso, la familiar compuesta por hermanas, hermanos y sobrines, representades por la doctora Luciana Sánchez y otra del INADI.

Say Sacayán, hermano de Diana y actual coordinador del M.A.L. (Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación) cuenta: “Desde este expediente hemos podido llegar a este tribunal con lo que tiene que ver con las vidas de las travestis y trans, con la vulnerabilidad que existe sobre los colectivos”. La comisión de Justicia por Diana Sacayán, basta de travesticidios desde el primer momento plantea el travesticidio social como uno de los ejes de la causa. Agrega Say “Todo eso pasa no solo porque este tipo se levanta, se enoja y va y mata a una travesti. Hay una serie de cosas que existen antes y que permiten que esto pueda ocurrir. Permiten que él y que un montón de personas como él puedan hacer lo que hacen con las compañeras trans y travas. Hay un contexto que lo ha permitido históricamente.

En la historia de la Argentina, a pesar de que en 2018 son más de 20 las compañeras asesinadas, sólo se realizaron dos juicios en todo el país que tengan como víctima a trans/travestis: uno por el crimen de Natalia Sandoval, de 35 años en Mendoza, y otro por el de Vanesa Zabala, de 31 años en Santa Fe. Pero en esos casos, si bien se aplicó perpetua, no se aplicó el agravante de odio de género. En la nueva historia de la Argentina, Diana funda una justicia que juzga los asesinos de travestis y los llama por su nombre, donde las víctimas están en la querella y no en el banquillo de acusados.

Say continúa: “Hemos podido trabajar colectivamente con la UFEM y la fiscalía nro. 4 y ese poder trabajar tiene que ver con cómo nos organizamos. Desde la comisión Justicia por Diana Sacayán, basta de travesticidios hemos vivido muchas cosas que fueron terribles, se perdieron cosas fundamentales, cosas que decidimos no decir también. Fuimos muy insistentes, recibíamos un no y volvíamos a insistir, hasta que conseguimos un “no se” y hasta no conseguir el si no parábamos.

La Comisión Justicia por Diana Sacayán, fue creada luego del asesinato de Diana, en la necesidad de organización pero ante todo ante la necesidad de crear una herramienta capaz de enfrentar lo que se vendría: más de dos años y medio de una exigencia de justicia inclaudicable y estoica. Pero que ante todo, como Diana, entienda de ternura y de la alegría necesaria para vencer. Por eso cada lunes se pone al hombro esta plaza popular frente a tribunales con radio abierta e invitades como Bife, la Actibanda, Sudor Marika, entre un sinfín de artistas que cierran cada acto con los puños en alto y un solo grito cuando pronuncian su nombre, Amancay Diana Sacayán: “Presente”.

El lunes 12 de marzo se dio comienzo a la primera audiencia que si bien breve, contundente. Se leyeron las acusaciones y luego el TOF Nro. 4 dio por terminada la jornada. Otra dualidad. En la sala 6146 del Tribunal: el esclarecimiento de su asesinato, un careo con su asesino y la tensión de convivir durante horas en un cubículo de 10×15 metros con los gestos soberbios del travesticida y todo el horror del que fue capaz. Y afuera: donde llega el sol, Amancay Diana viva junto al carnaval matancero invadiendo cada lunes la perpleja pulcritud de los doctores. Alma Fernández conduciendo la radio abierta, la música marika, los tambores tortones y los gritos travas. “Señor, señora, no sea indiferente. Matan a travestis en la cara de la gente”

Florencia Guimaraes, referenta territorial de La Matanza, conurbana, abolicionista y comunista, compañera de Diana y Lohana agrega que el enorme movimiento de la plaza es también un abrazo enorme a todas las travas. “Cuando decimos que el juicio de Diana Sacayán es el juicio de todxs las travas es porque en la figura de Diana hay un montón de compañeras que mueren tiradas en un hospital de las peores maneras no solamente acribilladas. Es la cara, es el cuerpo de Diana el que está acá por delante pero diana Sacayán está en un montón de compañeras travestis.” Entre otros vaivenes de la entrevista reafirma el abolicionismo como eje de militancia de Diana, recuerda las llamadas de “Marika, vamos a encadenarnos al municipio hasta que nos escuchen” entre las 3, y sobre todo la realidad que azota cuando cruzas la Gral. Paz. “Nosotras acá caminamos dos cuadras y nos llenamos las rodillas de barro, es otro el trato con la policía, con los pibes del barrio y todo lo que tienes que atravesar cada vez que una travesti cruza la puerta de su casa.

Amancay, la humilde india que entrega su corazón. Una flor brillante color sol. Los ojos alunados de amor trava, las manos de dulzura chocolate, el carácter matancero, irreverente, de plantarse para ser, contra toda injusticia. De plantarse. Enraizarse, en cualquier suelo, hasta el más hostil. Y florecer como rebeldía.

 

***

Cronología de un juicio histórico

 

Primera audiencia, 12 de marzo: Por primera vez “travesticidio”

 

La familia Sacayán ocupó buena parte de la sala entre hermanxs, tías, madre, sobrinxs. Se pueden reconocer a simple vista, todxs llevan algo de Diana: mirada, sonrisa, ternura. Marino mira fijo y desafiante al lente de cada cámara.

El presidente del Tribunal Oral en lo Criminal Nro. 4 –integrado por Adolfo Calvete, Ivana Bloch y Julio Cesar Báez- da comienzo al juicio:

Señor Marino, tiene que estar atento a lo que se diga acá.

 

Por primera vez en un juicio se escucha la palabra travesticidio.

Concluye la lectura y el presidente del tribunal da por terminada la jornada. En la plaza, la radio abierta y bochinchera irrumpe en el paisaje. Nora Cortiñas cierra el encuentro:

Esperemos que la sentencia al asesino o los asesinos sea la que corresponde, que se demuestre este odio terrible que hay hacia esta comunidad, hacia todos ustedes. Y que a todos los que persigan por cuestiones de género, de sexo o de decisión, la justicia les sea determinante.

 

Segunda Audiencia, 19 de Marzo: “Quiero contar quién era Diana y cuál fue su militancia”

 

Declararon 9 testigos dándole cuerpo y dejando en claro los fundamentos de la causa.

El eje estuvo en  Sasha (Say) Sacayán, quien sostuvo su declaración durante hora y media. “Quiero contar quién era Diana y cuál fue su militancia” dijo para comenzar. Se dedicó a explicar el vínculo militante y familiar que les unía con su hermana junto a la trayectoria de lucha de Diana, acentuando que esto debía considerarse un travesticidio, tal cual ella lo había exigido en otras causas. “Son crímenes de odio que se hacen con saña. Diana murió a la tercera puñalada, pero recibió más de 20”

 

Luego le siguieron 8 testigos más:  Martín Maldonado, jefe de Judiciales de la comisaría 38ª al momento del hecho; Leonardo Vázquez , vigilador del edificio, que declaró haber visto la noche del asesinato entrar al “señor” señalando a Marino y que “lo había visto un par de veces antes. Diana saludó al señor con un beso en la boca” ;  Lin Pao , quien le alquilaba el departamento donde hallaron a Diana. Declararon también Ricardo Juri, quien siguió los rastreos telefónicos y coordinó allanamientos; Belén Rossi y Atilio Andrés Ameztoy Pallaro , testigos del allanamiento al acusado; Denis Riveros y Jean Paul Delacroix, testigos convocados por la policía el día del hecho.

 

Tercera audiencia, lunes 26 de marzo: “Si le paso eso a Diana, ¿qué queda para las que no somos nadie?”

 

Duró seis horas la audiencia. Declararon Roberto Cohen, forense también de los casos Taddei y Maldonado; Amaranta Gomez Regalado, antropóloga muxe y Mónica, compañera con quien compartía su vivienda Diana.

Pido disculpas, las imágenes de la autopsia pueden herir”, comenzó Cohen para sumergirse en la descripción exhaustiva y detallada del estado del cuerpo mientras pasaban las imágenes en el monitor, en el tipo de heridas (clasificadas en tres tipos: escoriativas, ataduras y de arma blanca) y confirmó  la violencia particular y encarnizada detectada en casos de cuerpos feminizados. Le fue agradecido también al forense el comprometido respeto al cuidado que mantuvo en su exposición. Marino, en medio de la declaración se retiró al baño, bajando la mirada, para no volver. La familia Sacayán enjugaba sus lágrimas en silencio sin moverse un ápice.

Amaranta Gómez Regalado, por otro lado, desde su saber de antropóloga, perteneciente a la comunidad Muxe, relató la tradición de odio hacia los cuerpos travestis y trans, y las “situaciones comunes de violencia, carencia, pobreza, olvido y rezago”  a las que frecuentemente son sometidos. De pollera larga entre sandalias altas y voz profunda, luego de una valiosa exposición, Amaranta responde a la última pregunta de la representante de la querella familiar, Luciana Sanchez:

– Amaranta, alguna vez sintió, usted o sus compañeras que corría peligro su vida por su condición de Muxe?

– Sí, todas lo hemos sentido.

Mónica, compañera de vivienda de Diana en el departamento de flores tiene la honestidad trava para arrojar, entre la simpleza y la timidez , lo que era necesario. Hablo del miedo que se generó en la comunidad después de la muerte de Sacayán “Si le paso eso a Diana que era tan militante, que era una referenta, que nos queda a nosotras que no somos nadie.

 

Luli Sánchez, abogada querellante.

 

Cuarta audiencia, 9 de abril: “Le habría confesado el crimen a su madre”

 

Hubo solo dos testigos, el oficial que realizó la detención de Marino y un testigo, M.D., quien conocía al susodicho desde hace unos meses y se dio el lujo de , entre complicidades, hacer chistes buscando la mirada del travesticida.

-“¿Me puede decir qué mira?”, acomodó los tantos la jueza.

M.D. Sacó a la luz las conductas violentas de Marino y dejo ver su modus operandi. Hizo una breve referencia a una charla con la madre del asesino en la cual esta  le habia revelado que cosia los jeans rotos del joven, jeans que Marino habría roto con unas tijeras en una pelea con Sacayán (Coincidentes con el día del asesinato)

Mientras tanto, fuera de tribunales Alma Fernandez durante horas mantiene el espiritu de la Plaza. Su radio abierta oxigena cada instancia mientras se suceden las presentaciones de BIFE, Aquira Rosa y Lola Guerrero, de Daiana Leonelli, de la Actibanda acompañadas por diferentes intervenciones artísticas, discursivas y el Stand de Muestrans.

Para concluir, Grabiela Mansilla, mamá de Lulu, se dirigió al publico atento: Es mucha la indignación. La muerte de Diana genera impotencia. Y estar acá, ver cómo se ríe el acusado, estando toda la familia Sacayán presente, es tremendo. Como si la vida de las travas no importara. Yo tengo una hija trans y ahora mismo me voy a una reunión donde me esperan seis niñas trans. Voy a verlas con la conciencia de que ellas el día de mañana pueden ser Diana. ¿Cuántas Dianas hay? ¿Y cuántos Marinos andan dando vueltas?

 

“Lohana Berkins, Diana Sacayán, aquí sigue su lucha en el campo popular”, se escuchan los cantos mientras desde la esquina hacen su ingreso, encolumnadas, las travestis del Bachillerato Mocha Celis

 

 

Quinta audiencia,  20 abril: esta vez no hubo plaza, la lluvia ganó la partida.

 

Dentro de Tribunales, a sala llena, a las 12.30 hs se dio comienzo a la audiencia. Tres, de los cinco testigos citados prestaron declaracion: M.R. de 78 años, persona encargada de la crianza de Marino. Y luego, clave,  un testigo de la noche del crimen: C.M. aportó que al llegar a su casa abrió la puerta de entrada y vio a dos personas que estaban “escondidas” . Apenas se abrió la puerta salieron del edificio, una con los ojos extremadamente rojos. Aunque finalmente duda si fueron dos o una sola persona.

Ultimo en declarar fue C.O. quien conocio a Marino en un club. Declaró haberse visto “maximo 5 veces”. Le dio su tarjeta, el joven lo llamo y asi comenzaron los encuentros.

Hoy 2 de Mayo, la sexta audiencia fue suspendida porque la testigo no pudo arribar a las inmediaciones. Pasaría a la próxima audiencia el 7 de Mayo la última declaración de testigos para arribar a los alegatos.


Fuentes: Manifiesta, Presentes, Soy , y Latfem.

 

Deja un comentario