Promesas sobre el bidet: Sobre el golpismo y las urnas

Por Sebastián Hernaiz*   Leí en estos últimos días risas chicaneras, análisis criteriosos y defensas diversas sobre la mediáticamente denominada “marcha de la democracia”. Creo la marcha fue menor: un grupo de apoyo reducido pero no insignificante, sobre todo en tanto sirvió de materia prima para replicar y expandir interpretaciones en medios